miércoles, 27 de enero de 2010

LA FURIA DE LAS AGUAS













Fotos de David Canal

Las lluvias continuas en todo el departamento del Cusco, han originado un mayor caudal de los ríos y que estos se desborden inundando terrenos de cultivo y viviendas. De acuerdo a informes preliminares se han perdido mas de 9,000 hectáreas de cultivo y son mas de 2,000 las viviendas afectadas.

Hasta donde recordamos, nunca antes se ha producido una tragedia de esta magnitud. La salida de las aguas de algunos ríos era esperada, pero ahora las aguas han invadido muchas mas hectáreas y han destruido mas viviendas.

La ciudad del Cusco, donde se han construido viviendas en zonas inestables y en el lecho de antiguas torrenteras ha sido sumamente afectada.

No hay zona del departamento que no haya sido dañada. Los damnificados suman miles. Uno de ellos señala: “Hemos sido castigados por la crecida del río. Ha invadido nuestras chacras y casas, lo hemos perdido todo”, mientras que un campesino Ollantino nos dice: “tanto daño le hemos hecho al río, echando basura, arrojando nuestros desagües, construyendo nuestras viviendas, sin ninguna previsión, en sus orillas, que ahora el río ha reaccionado y nos muestra su poder. Solo podemos mirar y esperar que llegue la calma”.

El Valle Sagrado, es una de las zonas afectadas, desde Pisac hasta Ollantaytambo, se han perdido puentes, carreteras, terrenos de cultivo y viviendas. El puente de Pisac cayó bajo la furia de las aguas del Vilcanota, incomunicando a la zona calqueña, mientras que en Ollantaytambo el debilitado puente colonial de Calicanto sobre el Patacancha, no soportó el embate de las aguas y colapsó impidiendo el pase de los vehículos a Quillabamba.

El Ollantaytambo, los terrenos de Mascabamba han sido inundados, así como Huayronkoyocpampa, donde han caído mas de 20 viviendas y la capilla del Señor de Choquekillka (ver fotos). El puente de Tanccac, cayó y la bravura de las aguas del río inundo maizales y viviendas.

Se ha informado que el ejecutivo denegó permisos de inversión para el reforzamiento del cauce del Vilcanota. Si es así, los responsables deberían ser sancionados drásticamente por esta incuria. No es factible que teniendo los recursos suficientes, no se haga nada.

La sabiduría de los incas pobladores de la zona después de tantos años, sigue vigente. Ellos construyeron sus poblados en las zonas altas. Pisac y Ollantaytambo, son claros ejemplos. Fueron construidos en zonas elevadas, alejadas de los cursos de los ríos. Las zonas ribereñas fueron utilizadas como campos de cultivo. El río fue canalizado y se construyeron puentes que siguen resistiendo el paso del tiempo tal como el famoso Tampuchaca de Ollantaytambo.

Las consecuencias de este desastre son un gran número de personas damnificadas que quedan sin techo y sin medios de sustento por que han perdido sus cosechas, ademas de las consecuencias sicológicas del desamparo; una gran extensión de terrenos cultivados destruídos; la destrucción de infraestrutura vial y sanitaria y la disminución del turismo que no solo afectara a los cusqueños, sino a diversos operadores nacionales, por que el atractivo de Machu Picchu, por el momento, no esta disponible para los visitantes. El monto de las pérdidas es millonario. Una vez que las aguas se calmen, esperemos que no se calme la ayuda que se proporcione a los damnificados. Los agricultores que lo han perdido todo necesitaran ayuda por un largo tiempo y los estamentos gubernamentales deben actuar en ese sentido.

Aprendamos la lección. Seamos respetuosos con la naturaleza. Sigamos el ejemplo de los incas que supieron conciliar el desarrollo con el respeto al medio ambiente, lo que ahora llamamos desarrollo sustentable. Igualemnte es necesario que de una vez por todas, las autoridades, establezcan un plan de contingencia y no actuen de manera reactiva. No es posible que se siguiera permitiendo el ingreso de turistas a Machu Picchu, cuando ya la tormenta arreciaba.exijamos que las promesas de las autoridades no se queden en el papel. Requerimos que la ayuda a todos los damnificados sea inmediata. Evitemos que pase lo mismo que con la reconstrucción de Pisco.

1 comentario:

Julio dijo...

Es realmente preocupante lo que se vive en nuestra tierra. Las lluvias así como nos dan la vida, la salud y la alegría, también nos traen el sufrimiento, la desesperación y la muerte. Las fotos son realmente impactantes. Todos esperamos que esta pesadilla pronto se acabe.